El dios de los cristianos, Dios de mi infancia, no hace el amor. Quizás es el único dios que nunca ha hecho el amor, entre todos los dioses de todas las religiones de la historia humana. Cada vez que lo pienso, siento pena por él. Y entonces le perdono que haya sido mi superpapá castigador, jefe de policía del universo, y pienso que al fin y al cabo Dios también supo ser mi amigo en aquellos viejos tiempos, cuando yo creía en Él y creía que Él creía en mí. Entonces paro la oreja, entre la caída del sol y la caída de la noche, y me parece escuchar sus melancólicas confidencias.

Eduardo Galeano.

lunes, 5 de enero de 2009

QUE CALOR
HARÁ SIN VOS
EN VERANO



Cementerio Club - Pescado Rabioso

1 comentario:

el hombre de las hojas dijo...

muchas veces tuve la idea (quizás trillada) de que nuestras almas vagan, por medio de estos cuerpos, en este mundo, y van perdidas en su soledad, pero en algún momento, causalmente(NO casualmente) se encuentran, se aman, se unen, parecen ir a la eternidad, pero así como se encontraron, siguen su camino, dejando pétalos de recuerdos, en formas de lagrimas...
hasta que se vuelvan a encontrar, quizás en este mundo y con estos cuerpos, o no...
todo pasa linda,

besoo